En este momento estás viendo Rubias

Las rubias: mitos, fotos y famosas

«Las rubias se divierten más» es el título del noveno álbum de Rod Stewart y también una frase que dice que los hombres se sienten más atraídos por las rubias y les prestan más atención. En Estados Unidos existe el mito de que las rubias tienen una vida sexual más activa y que son menos inteligentes que las morenas, las pelirrojas, las castañas… todo el tinglado. La ciencia, que es la única herramienta fiable para decidir si algo es cierto o no, tiene algunas respuestas, pero leamos primero algunas líneas del maestro Chandler.

«Hay rubias y rubios, y hoy es casi una palabra de la que nos burlamos. Todas las rubias tienen su je-ne-sais-quoi, excepto quizás las metálicas, que son tan rubias como un zulú bajo el color claro, y en cuanto al carácter. Tan suave y blanco como el pavimento. Hay una rubia simpática que pica como un pájaro y una rubia escultural que te envuelve con sus ojos azules helados. Está la rubia que te mira con desprecio, huele bien, brilla débilmente, se aferra a tu brazo y siempre está muy, muy cansada cuando la llevas a casa.

rubia platino

Hay una rubia dulce y de carácter fuerte a la que le gusta beber y a la que no le importa lo que se ponga -siempre que sea visón- ni a dónde vaya -siempre que sea en el Starlight Roof y haya mucho champán seco-. Está la rubita altiva que es una verdadera compañera y quiere pagar su propia cuenta y está llena de sol y sentido común, que puede hacer judo y tirar a un camionero por encima del hombro sin perderse más de una frase en el editorial del Saturday Review.

Está la rubia pálida con una anemia incurable pero no mortal. Es muy lánguida, muy oscura, habla en voz baja como si viniera de quién sabe dónde, y no puedes tocarla, primero porque no quieres, luego porque está leyendo El país perdido o Dante en el original o Kafka o Kierkegaard o porque está estudiando el dialecto provenzal. Le encanta la música, y cuando la Filarmónica de Nueva York toca a Hindemith, es capaz de decir cuál de los seis contrabajos ha llegado una cuarta parte del tiempo. He oído que Toscanini también puede hacerlo. Eso significa que hay dos.

Y, por último, está la maravillosa y encantadora muñeca que sobrevive a tres reyes del hampa, luego se casa con una pareja de millonarios por un millón y termina con una villa rosa pálido en Cap d’Antibes, un coche Alfa Romeo con chófer y escolta, y una cuadra de aristócratas estirados que la tratarán con la atención distraída y cariñosa con la que un viejo duque da las buenas noches a su criado.

El sueño que se cruzó en mi camino no pertenecía a ninguna de estas categorías; ni siquiera era de este mundo. Era inclasificable: tan distante y clara como el agua de la montaña, tan esquiva como su color…»

Las rubias y rubios representan alrededor del 2% de la población mundial

Este es un soliloquio de Philip Marlowe en «El largo adiós», la gran novela de Raymond Chandler. Los rubios representan alrededor del 2% de la población mundial y hay una serie de mitos sobre ellos, incluso sobre las rubias. En primer lugar, el título de la película de Marilyn Monroe y Jane Russell «Los caballeros las prefieren rubias» parece aplicarse según el país.

La preferencia sexual por las rubias es mayor en países como Francia, donde las rubias son una minoría, que en otros países como Gran Bretaña o Rusia, donde son mucho más numerosas. Un estudio realizado en Francia consistió en un experimento con camareras de varios restaurantes a las que se les pidió que llevaran pelucas rubias, pelirrojas, morenas y castañas. Estas mismas mujeres, cuando llevaban pelucas rubias, recibían muchas más propinas de los clientes masculinos que cuando llevaban cualquier otra peluca.

No hubo diferencias entre las clientas y los controles, lo que indica que variables como la edad, la altura, el peso y el tamaño de los pechos no eran relevantes. Está claro que hay una atracción sexual, por lo que el estudio de revistas como Playboy -sonrío al imaginar al investigador pidiendo una suscripción a la biblioteca- también muestra que las mujeres de estos sitios tienen un mayor porcentaje de pelo rubio -natural o teñido- que en la población general. Nos impresiona y atrae lo inusual.

El periódico Le Monde informa de que la rivalidad por el color del pelo desempeña un papel en las series de televisión estadounidenses. Los periodistas franceses creen que las mujeres rubias de las películas estadounidenses encarnan valores positivos como la pureza, la bondad o la sinceridad, a menudo a expensas de sus coprotagonistas morenas. Algunos ejemplos son «Embrujadas», donde la bruja rubia Samantha domina a su prima morena Serena; «Dinastía», donde la rubia Krystal se opone a la morena Alexis; e incluso «V», la serie que enfrenta a Julie, una rubia inteligente, con la morena Diana, que pilota extraterrestres reptiles y come roedores vivos.

nancys rubias

Otro estudio realizado en EE.UU. descubrió que las mujeres rubias recibían más dinero en las recaudaciones de fondos que las que tenían el pelo oscuro. En otro estudio publicado en el Scandinavian Journal of Psychology, la misma mujer entró en un club de Londres como rubia o morena. El resultado fue que cuando era rubia, más hombres intentaban entablar conversación con ella que cuando tenía el pelo oscuro. Sin embargo, cuando los investigadores entrevistaron a los hombres con los que hablaron, las calificaron como más inteligentes y atractivas cuando eran morenas que cuando eran rubias.

En un estudio, se les pidió que evaluaran las fotos de la misma mujer con el pelo natural o teñido en el contexto de una solicitud para un puesto de contabilidad. Si tenían el pelo rubio, se les consideraba menos competentes y recibían un salario inicial más bajo que si se presentaban con el pelo oscuro. En otro estudio realizado por Brian Bates, dos grupos de graduados de MBA recibieron los mismos currículos de las mismas mujeres cuyas fotos habían sido retocadas para que fueran rubias o morenas.

A las morenas se les ofrecieron puestos más altos con salarios iniciales más elevados. Estos resultados concuerdan con otro estudio realizado en el Reino Unido, según el cual las rubias están infrarrepresentadas en los puestos directivos en relación con su porcentaje de población, mientras que las pelirrojas están sobrerrepresentadas. En otras palabras, el pelo rubio parece ser una ventaja en el ámbito interpersonal y una desventaja en el laboral.

Sólo el 10% de las mujeres rubias son «naturales»

Muchas mujeres son conscientes de esta atracción. En Francia, un estudio realizado en 2007 reveló que el 20% de las mujeres son rubias, mientras que sólo la mitad de ellas lo son por naturaleza. En España, la situación es muy diferente. Mientras que en el norte el 17% de las mujeres son rubias, en Andalucía el porcentaje baja al 2%. También hay influencias culturales evidentes: En la Edad Media, las mujeres españolas se teñían de negro, pero en el Renacimiento, bajo la influencia italiana, se tiñeron de rubio o rojo.

Puede haber una base biológica para esta atracción, pero las pruebas son muy discutibles. Algunos libros y artículos de revistas afirman que las rubias tienen mayores niveles de estrógeno que las morenas, lo que les confiere unos rasgos faciales generalmente más femeninos, como una nariz más pequeña, una barbilla más fina, una piel más suave y menos vello corporal, pero no he encontrado ninguna referencia original que confirme estas afirmaciones, por lo que es posible que se trate de otro de los «mitos de las rubias».

Por otro lado, un estudio realizado en Polonia descubrió que un grupo de hombres que aparecían en fotos de mujeres teñidas de rubio parecían más jóvenes que cuando llevaban otros tonos, lo que podría estar relacionado con el hecho de que muchos chicos y chicas tienen el pelo claro que se oscurece con la edad. Esta puede ser también la razón por la que las mujeres de mediana edad suelen teñirse de rubio, una especie de tratamiento de rejuvenecimiento.

Por último, otra explicación sugerida por Ramachandran afirma que históricamente se prefería a las rubias porque diversas enfermedades, como la ictericia o la anemia, eran más fáciles de detectar en su piel clara que en las mujeres de piel y pelo más oscuros, y que lo mismo ocurría con las infestaciones parasitarias o los primeros signos de envejecimiento, como las manchas en la piel.

mechas rubias

La atracción por las rubias

La atracción por las rubias puede tener sentido desde el punto de vista evolutivo; nos interesan las personas más diferentes a nosotros, un mecanismo que puede aumentar la diversidad genética y evitar la endogamia. La selección sexual favorece a las criaturas con características físicas llamativas. No sabemos por qué, pero se cree que los colores brillantes pueden estimular los centros cerebrales que regulan la atracción sexual, o que simplemente es más fácil percibir aspectos del cuerpo que son más visibles. En la prehistoria, la ventaja sexual tenía que compensar el riesgo de ser más visible; es decir, ser rubio no permitía cazar más o encontrar más comida, y podía ser más difícil esconderse de un depredador.

El cabello rubio europeo apareció hace unos 11.000 años, al final de la última glaciación. Se trata de una mutación en la que las personas que la tienen producen menos melanina, una situación intermedia entre una persona de pelo oscuro y una albina. La explicación más común es que el pelo y la piel más claros evolucionaron para facilitar la síntesis de la vitamina D en las regiones septentrionales con menos luz solar, evitando así el raquitismo. Sin embargo, existen dudas sobre por qué los inuit, los esquimales, tienen el pelo oscuro. Una posible explicación es que los inuit viven entre el hielo y la nieve, de modo que los rayos del sol se reflejan en el suelo y reciben suficiente luz.

Otra hipótesis, planteada por el antropólogo canadiense Peter Frost, es que el pelo rubio es un ejemplo perfecto de selección sexual en los humanos. En la época de la aparición del pelo rubio en el centro y norte de Europa, la supervivencia dependía de seguir a las manadas de mamuts, bisontes y caballos. Muchos cazadores murieron durante estas expediciones y la falta de hombres es evidente.

Por otra parte, estas largas expediciones no permitían llevar a más de una mujer, como ocurría en otras partes del mundo. Aaron Carrol y Rachel Vreeman creen que en estas circunstancias habría habido una feroz competencia entre las mujeres para encontrar pareja y que aquellas con rasgos físicos llamativos e inusuales, como el pelo rubio y los ojos azules, habrían tenido una ventaja real, habrían tenido más posibilidades de ser elegidas como pareja por los cazadores de la Edad de Piedra, por lo que sus mutaciones genéticas no habrían desaparecido.

El mito de la rubia muda

El mito de la rubia muda proviene de una cortesana francesa del siglo XVIII, Rosalie Duthé. Tras abandonar un convento, se convirtió en la amante del financiero inglés George Wyndham, 3er conde de Egremont, al que pareció arruinar, y luego se convirtió en bailarina del ballet de la Ópera de París y en compañera de varios nobles. Parece ser que Luis Felipe II la presentó a su hijo, Luis Felipe I, tras su coronación, para que «aprendiera algunas cosas de la vida».

Cuando la vieron en el carruaje real de los Campos Elíseos, los jóvenes aristócratas se ofendieron porque sólo los de sangre azul viajaban en esos carruajes e inventaron una cancioncilla con la frase «La Duthé a dû téter», que se traduce como «amamantar o dar de mamar, aunque no haya bebé». Su fama de guapa pero tonta parece provenir del hecho de que tardaba mucho en responder en cada conversación. Algunas de las actrices rubias que han hecho de mudas son Marilyn Monroe, Judy Holliday, Jane Mansfield y Goldie Hawn. No incluyo a los demás que parecen ser muy tontos.

Por último, no existe una correlación directa entre el pelo rubio y el número de parejas sexuales, las relaciones sexuales o los orgasmos. Curiosamente, existe una correlación constante entre una mejor salud sexual, incluso en mujeres que sufrieron abusos sexuales en la infancia, y ser optimista, parecer positivo y tener confianza en sí mismo. Así que si el pelo rubio te hace sentir mejor o verte mejor, mira tus finanzas, pero dale una oportunidad.

rubias

¿Cuál es el país con más gente rubia?

Un alemán o un holandés, y mucho menos un sueco o un noruego, están en la mente de una rubia sureña. Para nosotros, los europeos del sur, viajar al norte significa entrar en una tierra donde todo el mundo, o al menos la gran mayoría, tiene el pelo dorado.

Si hay una persona rubia y de ojos claros entre nosotros, no dudamos en llamarla alemana o sueca, como si sus características físicas fueran exclusivas de esas latitudes.

Pero viven entre nosotros. El hecho de que todos conozcamos a alguien que se apellide alemán, aunque tenga acento mostoleño, demuestra que no son tan raros. La situación de los países que consideramos rubios puede parecer sorprendente.

Los datos confirman que la mayoría de la población alemana no es rubia (es morena o castaña clara). Sin embargo, todavía tendemos a crear prototipos físicos basados en estereotipos que en su mayoría no se corresponden con la realidad.

Recientemente se ha descubierto un habitante prehistórico de las Islas Británicas. Después de algunas investigaciones, resultó que no sólo era moreno, sino también de piel más oscura de lo que cabría esperar en estas latitudes. Este descubrimiento causó un gran revuelo en Gran Bretaña.

La distribución de los rubios en Europa

Si observamos un mapa de los cabellos claros en Europa, encontramos que las personas de piel oscura predominan en la Península Ibérica, en la mayor parte de Francia, excepto en las zonas más cercanas al mundo germánico o celta, en Italia y en una línea que va desde Albania hasta Rumanía en el norte.

Su número aumenta en el noroeste de la península, en el noreste de Italia, en la mitad norte de Serbia y en el noroeste de Rumanía.

En casi toda Europa hay más gente de pelo castaño y rubio que de pelo rubio, pero en diferentes proporciones. Cabe señalar que los grupos en los que se divide el mapa pueden variar considerablemente. Por ejemplo, hay zonas de una misma región donde dos de cada diez personas son rubias, mientras que en otras regiones casi cinco de cada diez personas son rubias.

Es decir, en España no hay tantas rubias en Galicia o Asturias como en Alemania. De hecho, estas dos comunidades autónomas se encuentran al margen del grupo, con porcentajes que superan el 20% pero que no llegan al 21%.

Sólo en Islandia, la costa polaca, los países bálticos, el centro de Gran Bretaña, Dinamarca, el sur y el norte de Escandinavia y Finlandia hay una mayoría de rubias. Sólo en el centro de Suecia, Noruega y Finlandia predominan las rubias.


 

Deja una respuesta